El Gobierno de Asturias apela al terrorismo para regular a los autocaravanistas

El Gobierno del Principado ultima un decreto de autocaravanas en Asturias, que limita la estancia máxima a 48 horas y autoriza la pernocta únicamente en áreas de pago. Además, será obligatorio el registro de usuarios y vehículos. Francisco Blanco, consejero de Turismo, ha defendido la necesidad de esta práctica y ha afirmado que «lo contrario sería abrir una vía imposible de controlar al terrorismo». Sus declaraciones han indignado al colectivo autocaravanista, que no piensa quedarse de brazos cruzados.

Blanco ha dicho al respecto que es lógico llevar este control entre los turistas que pernoctan en autocaravanas, al igual que los hoteles tienen que llevar un registro de quién se aloja en sus instalaciones, por razones de seguridad. Lo que no gusta y nada a los autocaravanistas es que el Gobierno apele al terrorismo para sacar adelante esta nueva ley que intentan imponer. El consejero añadió que «el Principado defiende áreas para autocaravanas y por esto las estamos regulando, porque debe haber unos mínimos estándares de calidad y garantías básicas como planes de evacuación o residuos». Sus argumentos no han convencido a casi nadie.

El diputado de Ciudadanos Armando Fernández Bartolomé lo tiene claro: Asturias está elaborando una norma «retrógrada». Asimismo, defiende también la autonomía municipal para regular este tipo de turismo y acusa al Principado de confundir ‘acampar’ con ‘aparcar’. Para Fernández Bartolomé los propietarios de autocaravanas tienen el mismo derecho a aparcar que cualquier otro vehículo. Él insiste en la idea de libertad, algo que muchos parecen olvidar.

Además, en cuanto a las razones de seguridad que argumentó el consejero para controlar a los turistas que viajan en vehículos vivienda, el político de Ciudadanos replicó que los delincuentes tienen forma para saltarse los controles también en los hoteles. «Somos partidarios de una regulación para el sector sí, pero a poder ser la menor posible y al servicio de los ciudadanos, no al de otro tipo de intereses», sentenció.

Tal y como prevén los autocaravanistas, el nuevo decreto de autocaravanas en Asturias podría provocar el cierre de unas 30 áreas de autocaravanas municipales habilitadas por ayuntamientos que sí han defendido esta forma de viaje. Pero eso no parece importarle demasiado a Blanco que ha mantenido que «no se puede dejar que uno acampe libremente ni que cada ayuntamiento decida». «Es imposible dejarlo en el ámbito municipal porque las competencias de turismo no son municipales y por sentido común, porque no puede haber 78 normativas distintas».

En una entrevista con el Club de Autocaravanistas del Principado de Asturias (CAPA), Isaac García, miembro de la junta directiva, ha asegurado que sería necesario «la concreción en una norma de ámbito autonómico de la diferenciación entre estacionar y acampar, lo que evitaría muchos de los problemas e injusticias que soportan los autocaravanistas ante la falta de seguridad jurídica que implica la situación actual».

 

Un comentario

  1. El Consejero «turístico» no es más tonto por que no entrena, así todo es difícil ganarle.
    El turismo, la mejor industria para atraer riqueza a los pueblos y tipos como este están empeñados en tirarla abajo.
    Pinín.

Los comentarios están cerrados.

Call Now Button