Los autocaravanistas asturianos reclaman una regulación en «beneficio de todos»

El Gobierno de Asturias anunció la puesta en marcha de un decreto que obligaba a un registro de usuarios y vehículos en todas las áreas que permitiesen la pernocta de autocaravanas. Las autocaravanas no podrían aparcar en las áreas específicamente habilitadas para ellas sino contaban con este sistema de control. Y esto supondría el fin de los aparcamientos gratuitos para los que viajan con la casa a cuestas. El decreto de momento está paralizado y los asturianos son optimistas. El Club Autocaravanista del Principado de Asturias (CAPA) se reunió el pasado fin de semana (22 de octubre) para inaugurar el nuevo área  de autocaravanas de San Antolín de Ibias. Pero también para reclamar una regulación de autocaravanas en Asturias «en beneficio de todos». 

Más de 100 personas acudieron a la inauguración del nuevo área que para José Luis Villares, presidente de CAPA, es una forma de demostrar que «las autoridades locales apoyan a este tipo de turismo, que es ya una actividad imparable». Lo último que saben del Principado es una petición de paciencia. En declaraciones a ‘La Voz de Asturias’, Villares explica que «estamos a la espera y con toda tranquilidad, pero no se puede olvidar que es algo que hay que regular». Por el momento no han recibido noticias, algo que les hace pensar que de momento el decreto sigue paralizado. Desde la CAPA añaden que «el Principado tiene que entender que no se le pueden poner puertas al campo y que en todo caso tendrá que adaptar su decreto a los que ya existen en España, que están regulados perfectamente y permiten el uso de autocaravanas».

Lo que tienen claro los autocaravanistas asturianos es que no quieren que esta situación se repita. Ellos ya han vivido prácticamente esta misma situación hace cuatro años, y piden que no suceda lo mismo con cada nueva legislatura. Creen que la solución pasa por el hecho de que todos los implicados se sienten alrededor de una mesa y busquen una solución que beneficie a todos y con la que ninguno salga más perjudicado que otro.  Ellos no se rinden. Saben que puede llegarse a un acuerdo con el que todos salgan contentos. Otros países mucho más avanzados en cuestiones medioambientales ya lo han demostrado. «Queremos que los intereses se pongan sobre un papel y el resultado sea favorable para todos». Mientras, esperan que el Principado tome una decisión.

La nueva norma que pretendía implantarse afecta a lo dispuesto en las ordenanzas municipales vigentes al plantear la necesidad de «adaptar las áreas especiales de acogida de autocaravanas en tránsito». En Asturias existen algo más de una treintena de áreas públicas para este tipo de vehículos, dependientes de 27 concejos que deberían dar su opinión sobre la normativa.

La historia de este decreto viene de largo. Los propietarios de campings consideran que las áreas de autocaravanas suponen una «competencia desleal». El control de los vehículos y viajeros es una de las principales reclamaciones del sector del camping desde hace años. Sin embargo, Ramón Álvarez, presidente de la Asociación de Empresarios de Campings de Asturias manifestó hace unos meses que «no existen intereses económicos» en la regulación de autocaravanas en Asturias. “De ninguna manera estamos interesados en obligar a nadie a que vaya a nuestras empresas, no queremos clientes insatisfechos en nuestras instalaciones”, aseguró Álvarez, quien añadió que su única intención es que las áreas de autocaravanas “estén bien reguladas” porque “son un complemento ideal para los campings”.

 

Call Now Button