Buenas noticias: marcha atrás a la regulación perjudicial para las autocaravanas en Asturias

El Gobierno del Principado tenía la intención de ultimar un decreto de autocaravanas en Asturias, que limitase la estancia máxima a 48 horas y autorizase la pernocta únicamente en áreas de pago. Además, su propuesta es que en ellas el registro de usuarios y vehículos fuese obligatorio. La propuesta no gustó a muchos, especialmente a los autocaravanistas y a los Ayuntamientos que cuentan en sus municipios con áreas de autocaravanas públicas (actualmente hay más de 30 en Asturias), pero ahora llegan buenas noticias. El Gobierno asturiano tendrá que dar marcha atrás, tal y como ha establecido el Consejo Consultivo del Principado de Asturias, al menos hasta que se escuche la opinión de los concejos sobre la normativa de autocaravanas.

La nueva norma que se pretende imponer afecta a lo dispuesto en ordenanzas municipales vigentes, ya que plantea la necesidad de «adaptar las áreas especiales de acogida de autocaravanas en tránsito existentes a la entrada en vigor del decreto, incluidas aquellas establecidas con las ordenanzas municipales».  En Asturias hay una treintena de áreas públicas para este tipo de vehículos, dependientes de 27 concejos que tienen que dar su opinión sobre la posible normativa.

Guillermo Martínez, Consejero de Presidencia del Principado, defiende el decreto en una apuesta de lo que, según él, es una apuesta por el «turismo de calidad» y el compromiso con «criterios medioambientales y paisajísticos». Sin embargo, no parece que la regulación anunciada por el Principado vaya a contar con demasiado respaldo. Además de los autocaravanistas, son varios los alcaldes, con áreas en esos concejos, que ya se han pronunciado en contra.

Incluso, el primer edil de Mieres, Aníbal Vázquez, ha remitido una carta al Principado para que se reconsidere el asunto. De hecho, Vázquez no entiende como la administración asturiana se ha metido en este «charco», e insiste en la importancia de la diferencia entre acampar y pernoctar. El alcalde no entiende porque el Gobierno asturiano se ha empeñado en hacer un decreto sobre el asunto «de forma tan repentina», cuando es algo que ya está regulado en muchos ayuntamientos.

Vázquez lo tiene claro, los usuarios de autocaravanas cada día son más, pero cuentan con muchas facilidades en otros puntos de España que en el Principado. «Dejemos a la gente que conozca Asturias, no seamos una isla», subraya.

El que no parece tenerlo claro del todo es el consejero de Turismo, Francisco Blanco, quien defiende la necesidad de regular la actividad de las autocaravanas en Asturias con una normativa regional. Y argumenta que esto es necesario «para un control del impacto medioambiental producido por estos vehículos».

Habrá que esperar para saber qué es lo que finalmente ocurre con las autocaravanas y el paraíso natural.

Aquí podéis leer todo lo que hemos publicado anteriormente sobre el tema en el blog.

Una respuesta

Los comentarios están cerrados.

Call Now Button