Campings y autocaravanistas, en pie de guerra

La historia se repite una y otra vez. Campings y autocaravanistas no terminan de fumar la pipa de la paz y continúan en guerra temporada tras temporada. Unos denuncian las pernoctas en aparcamientos públicos, otros tildan de «abusivos» los precios de los primeros. Y así una y otra vez. Esto mismo es lo que ocurre y ha ocurrido durante todo el verano en Gijón. Tal y como relata hoy El Comercio, los encargados del camping de El Rinconín se lamentan de la escasez de autocaravanistas que llegan a su negocio. Mientras, a escasos cien metros, el aparcamiento público presenta cada día decenas de vehículos vivienda.

Los campings reclaman una ley que regule el estacionamiento y la pernocta, y lamentan que el número de usuarios de este tipo de vehículos ha caído hasta un 50%. La otra parte de la moneda, sin embargo, es la de los autocaravanistas, que optan por los aparcamientos públicos como método para ahorrar dinero.

La Asociación de Campings de Asturias lleva tiempo detrás de la ley reguladora. En declaraciones a El Comercio, María Valle, encargada del camping de El Rinconín, asegura que «con la ley en la mano ya sería otra cosa y se podría multar a quien no cumpliera las normas». En numerosas ocasiones se han puesto ya en contacto con el Ayuntamiento de Gijón sin obtener ningún tipo de solución. «Se pasan la pelota entre el Consistorio y la Guardia Civil», lamenta Valle. Este es el motivo por el que en ocasiones los propios responsables del camping se han personado en el parking para hablar con los turistas estacionados.

En este caso, los vecinos de la zona dan la razón a los dueños del camping y afirman que «cada espacio tiene un uso y si hay un camping a cien metros de aquí no se entiende por qué este aparcamiento tiene que estar lleno de caravanas». Críticas similares pueden oírse también en otras zonas de la ciudad. En El Arbeyal, por ejemplo, existe un espacio habilitado para autocaravanistas, muy cerca del acceso al puerto de El Musel, pero debido a la gran afluencia del estacionamiento muchas veces no queda otro remedio que el de «invadir el aparcamiento de la playa», hecho que motiva las quejas de los vecinos y asiduos de esta playa al ver reducidas las plazas disponibles.

La polémica se vive estos días en Gijón, pero lo cierto es que la polémica entre campings y autocaravanistas es constante a lo largo de toda la geografía española. Parece que va para largo. ¿Tú de qué lado estás?

Call Now Button