Los campings denuncian «competencia desleal» de las autocaravanas

competencia-desleal-autocaravanas

Cada año se repite la misma historia. Los campings, grandes receptores del turismo internacional y nacional que busca vida al aire libre, están en pie de guerra por lo que ellos tildan de «competencia desleal». Hablan de falta de control y de «acampada ilegal» y reclaman que se prohíba pernoctar en las áreas de autocaravanas. Su intención es que éstas solo pueden ser ocupadas hasta las 23 horas, obligando a los que viajan con la casa a cuestas a pasar las noches en sus establecimientos y, por lo tanto, aumentando sus ingresos.  Pero, ¿qué está ocurriendo realmente?

Asociaciones y ayuntamientos trabajan conjuntamente para establecer medidas y normativas que frenen el estacionamiento de autocaravanas. Lo cierto es que todo parece indicar que estas críticas van más enfocadas a un  interés particular que a una preocupación por el cuidado del medio ambiente y la naturaleza, que utilizan los propietarios de numerosos campings como pretexto.

Nos gusta viajar y muchas veces lo hacemos a esos campings, que intentan una y otra vez acabar con los derechos fundamentales del autocaravanista: el de movernos libremente y decidir a dónde queremos ir. Estamos de acuerdo en que son muchos los aspectos que hay que controlar, pero siempre con el sentido común y la Ley en la mano. Lo cierto es que el sector de las autocaravanas en España está desprotegido. La Ley de tráfico no cita expresamente los derechos de los autocaravanas en cuanto a estacionamientos y pernocta, por lo que son muchos los que aprovechan esta situación para promulgar ordenanzas que atentan directamente contra los derechos de los usuarios.

Hay varios derechos que deberían tenerse en cuenta:

  • La autocaravana es un vehículo.
  • El espacio que ocupa es la vía pública y, por tanto, un espacio autorizado.
  • La presencia de los pasajeros en el interior no afecta a la maniobra del estacionamiento.
  • La Ley de Seguridad Vial obliga su aplicación a todos los vehículos en todas las vías públicas aptas para su circulación.

Los propietarios de campings crítican competencia desleal de autocaravanas, pero se olvidan de que los usuarios de vehículos-vivienda son clientes en potencia y que por el camino de la guerra, que muchos han iniciado, pocas cosas van a conseguirse.

Lo único ilegal que existe en todo esto son las actitudes de algunos ciudadanos que cometen abuso del espacio público, que contaminan el entorno o que provocan daños medioambientales. Estas son las únicas actitudes que se deben reprimir.

Campistas y autocaravanistas somos muchas veces la misma persona. ¡Hagámonos la vida fácil! 

Call Now Button