Qué hacer si el perro se atraganta

Jugar con un palo o una pelota, comer un hueso o divertirse con los juguetes de tu hijo puede bastar para llevar un susto y que el perro se atragante. Te contamos qué síntomas deben ponerte en alerta y qué maniobras pueden salvarle la vida. Así que atento a este post si quieres saber qué hacer si el perro se atraganta. 

Síntomas atragantamiento en perros

  • Dificultad para cerrar la boca
  • Jadeo
  • Sofocación
  • Estiramiento de cuello y cabeza para obtener más oxígeno para respirar.

Qué hacer si el perro se atraganta

  • Si las vías respiratorias están parcialmente bloqueadas: 

Son varios los niveles de atragantamiento que puede experimentar una mascota. El menos grave ocurre cuando el animal presenta las vías respiratorias parcialmente bloqueadas. El perro comenzará a jadear e incluso intentará quitarse el objeto de la boca con sus patas. Si no logra expulsarlo a través de arcadas, debes intentar extraérselo muy cuidadosamente con tus manos.

  • Si las vías respiratorias están totalmente bloqueadas: 

Esta situación ya resulta más grave. Tu intervención en estos casos es obligatoria. Después de comprobar que el corazón sigue latiendo, has de realizarle la maniobra de Heimlich.

Maniobra de Heimlich en perros: 

La maniobra de Heimlich consiste en hacer salir el objeto motivo de obstrucción a través de la boca, pero antes deberías probar otras técnicas. Por ejemplo, lo primero que debes hacer e probar suerte utilizando la gravedad a favor. En perros pequeños lo más fácil es cogerlos de las caderas y ponerlos boca abajo. Normalmente, en un par de ligeras sacudidas el objeto saldrá. En perros grandes se hará lo mismo que con perros pequeños, pero sin sostenerlos en el aire. En cambio, cogeremos al perro de las patas traseras mientras mantiene sus patas delanteras apoyadas en el suelo como si fuera una carretilla.

Si la gravedad no funciona en ninguno de estos casos, hay que dar 5 palmadas interescapulares (entre los dos hombros) al animal. Estas palmadas deben ser más bien golpes secos con la parte baja de la palma de nuestra mano. Si aún así el atragantamiento persiste es cuando debemos pasar a realizar la maniobra de Heimlich, igual que se hace con las personas.

Pegaremos nuestro pecho a su espalda lo más que podamos, e incluso mantendremos al perro de pie pegado a nosotros, y rodeando su pecho con nuestros brazos buscaremos la parte baja y central de sus costillas, en lo que también llamamos la boca del estómago. Pondremos un puño sobre sus costillas si el perro es grande, y 3 o 4 dedos si el perro es pequeño. Mientras, con la otra mano haremos presiones sobre nuestro puño o dedos. Las presiones deben ser firmes y fuertes, pero con cuidado para no romperle ninguna costilla al animal. Tras un par de presiones, busca en su boca para comprobar si el objeto ha salido. Si no es así, continúa con dos o tres presiones más y repite la operación. Una vez que el objeto ya ha salido, comprueba que el perro respira con normalidad. Pero si no puedes hacer que el objeto salga, lleva al animal de inmediato al veterinario. Actuando rápido puedes llegar a salvarle la vida.

Sabemos que la salud y el bienestar de tu perro es una de tus preocupaciones. Por ello, en Velasco Seguros te ofrecemos el mejor seguro para perros. Pídenos presupuesto sin compromiso y despreocúpate de cualquier posible incidente que pueda sucederle al miembro peludo de la familia. ¡Porque nosotros vamos a ponerle solución!

Call Now Button