¿Te imaginas estar confinado en una camper?

Gonzalo Ahijado se encontraba viajando con su camper cuando el Coronavirus irrumpió en nuestras vidas y el confinamiento fue decretado. Desde entonces, vive en 3m2, en su camper, cerca de la playa de Las Teresitas, en Tenerife.

Si para todos es complicado permanecer en nuestras casas y nos salir salvo para lo más imprescindible, por responsabilidad y por cuestiones de seguridad, imagina cómo son estos días para él.

Nómada en tiempos de confinamiento

viajando en una camper confinamiento

Gonzalo es un joven de Segovia de 29 años. Hace años tomó la decisión de vivir una vida poco «corriente». Un poco nómada. Él estaba viajando con su camper cuando todo comenzó a ponerse complicado.

El estado de alarma le pilló en Gran Canaria y decidió ir a Tenerife y quedarse cerca de la playa de Las Teresitas porque allí tenía ducha, baño y agua potable garantizadas, cuando la cosa se puso ya muy seria.

Sin embargo, el aislamiento se le está haciendo muy duro. A veces agradecería mayor empatía por parte de la policía, según declaraba al Diario de Avisos. Lo cierto es que, el área escogida por Gonzalo para pasar este confinamiento, tiene fuertes medidas de seguridad y son varios los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado los que velan porque esta zona no sea una tentación para muchos irresponsables que quieren darse un baño. La policía local, la Nacional, la forestal y la Unipol están velando por la seguridad y la salud de todos.

Mantenerse a salvo  en una camper en tiempos de Coronavirus (y no dar problemas ;))

Gonzalo no es uno de los inconscientes. Él trata de cumplir con las normas pero -declara- «que estos días se ha venido un poco abajo» porque la policía no le deja bajarse prácticamente de la furgoneta: “No puedo ponerme de pie dentro, y fuera depende de quién esté, nos dejan estar más o menos tiempo”.

Y es que Gonzalo no está solo en el aparcamiento de Las Teresitas, también otras personas con caravanas o coches con tienda se encuentran en la misma situación que este joven viajero.

Opciones alternativas y su elección 

De momento, aguanta como puede el trago, y aunque declara volverse «un poco loco» por la falta de consenso entre los distintos cuerpos a los que pide permiso para poder bajar al suelo, ir al baño o hacer la compra, dice que salvo que la cosa cambie, resistirá.

Hace poco le dieron la opción de trasladarse al pabellón Paco Álvarez, para gente sin recursos, pero dice que prefiere quedarse donde está. La policía local le comentó que podría aparcar su camper frente a este y no necesitaba alojarse dentro, pero que esta opción le permitiría tener agua, alimentos y ducharse si lo necesitaba en las instalaciones.

Sin embargo, él tiene claro, que la opción de regresar a Madrid en Avión y volver con los suyos, ahora sería imprudente y peligrosa.

 

¿Qué os parece? ¿Creéis que podríais aguantar el confinamiento en una camper como Gonzalo?

¿Os parece que tiene mérito o creéis que hubiera sido mejor volverse a casa?
¡Te invitamos a participar en los comentarios!

Si te ha gustado esta entrada quizá te guste leer:

Las mejores furgonetas para camperizar y todo lo que hay que tener en cuenta

Call Now Button