Películas con un viaje por carretera como protagonista

Sensación de libertad sobre cuatro ruedas como protagonista. Hemos seleccionado varias películas en las que el viaje por carretera es tan importante como sus personajes. ¿Quieres sentir lo mismo que los actores de ‘Thelma y Louise’, ‘Pequeña Miss Sunshine’ o ‘La vida es fácil con los ojos cerrados’? Te contamos cuáles son esos viajes dignos de un papel principal que te convertirán a ti en protagonista.

  • Paseando a Miss Daisy (1989):

Daisy Werthan (Jessica Tandy) es una profesora jubilada de 72 años, viuda, judía y adinerada. Miss Daisy ha decidido que quiere comprarse un coche, pero su hijo temiendo que le ocurra algún desastre en la carretera prefiere contratar a Hoke (Morgan Freeman), un chófer de raza negra. Al principio la anciana y el conductor no congeniarán muy bien, pero la relación de amistad entre Miss Disy y Hoke crecerá y evolucionará en cada uno de los viajes. La película logró hacerse con 4 Oscars.  Excelente, sutil y tierno drama.

  • Vivir es fácil con los ojos cerrados (2013):

Antonio (Javier Cámara) enseña inglés en un colegio de Albacete. Su método: usar las canciones de los Beatles. Su ilusión: completar las letras ante la ausencia de libretos en los discos. Su intención: aprovechar la estancia en Almería de John Lennon para pedirle ayuda. Sus compañeros: dos jóvenes huidos a los que recoge haciendo autostop y a los que iluminará con sus ganas de vivir. Casi todo es creíble, honesto, auténtico, soñador y franco en este notable film.

  • Thelma y Louise (1991):

Thelma Dickinson es un ama de casa que vive una existencia anodina y nada gratificante junto a Darryl, su marido, un machista redomado detestable que la trata como a una niña. Louise Sawyer trabaja como camarera en una cafetería mientras anhela que Jimmy, su novio músico, le pida matrimonio. Las dos deciden que lo que necesitan es un fin de semana alejadas de la rutina, y emprenden un viaje en el Thunderbird descapotable de 1966, propiedad de Louise. Durante su escapada, alcanzarán un punto sin retorno a partir del cual irán descubriendo nuevas perspectivas sobre la vida que desconocían hasta entonces. Un viaje por la Ruta 66 que es una pequeña joya, una de esas cintas que calan hondo y que nunca te cansas de ver. Además, con un final de 10.

  • Un desmadre de viaje (2012):

Andy Brewster es un inventor que vive en Los Ángeles y que acaba de crear un limpiador respetuoso con el medio ambiente que, está seguro, causará sensación entre los compradores. El problema es que aún no ha encontrado a ninguno que esté interesado en su artilugio. Así las cosas, Andy decide desplazarse a diferentes lugares del país para promover su invento y no irá solo porque le propone a su madre (Barbara Streisand) que lo acompañe. Ésta acaba de enviudar y se encuentra bastante deprimida desde que perdió  su esposo, así que Andy tiene la idea de pasar por San Francisco donde vive uno de sus ex. Un viaje de negocios que servirá para estrechar lazos entre madre e hijo. No es una maravilla, pero hay películas mucho peores.

  • Pequeña Miss Sunshine (2006):

Es la historia de una familia muy peculiar y un viaje por carretera. El abuelo es drogadicto, el padre fracasa estrepitosamente dando cursos para alcanzar el éxito, la madre no da abasto con los problemas de su familia, el tío acaba de salir del hospital y se está recuperando de un suicidio frustrado tras haber sido abandonado por su amante gay, el hijo adolescente lee a Nietzcsche y guarda un mutismo absoluto. Y Olive, la hija pequeña, una niña gafotas y más bien gordita que quiere ser la reina de la belleza. Cuando, gracias a un golpe de suerte, la invitan a participar en un concurso en California, la familia al completo decide acompañarla. Hacinados en una destartalada furgoneta Volkswagen se dirigen hacia el Oeste en un periplo de tres días llenos de inesperadas sorpresas. Te deja con una sonrisa y te toca el corazón.

  • Entre copas (2004):

Miles es un divorciado deprimido, aspirante a escritor y apasionado del vino, propone a su viejo amigo Jack, un actor fracasado que está a punto de casarse, hacer un viaje para visitar viñedos y probar vinos antes de su boda. Forman una extraña pareja: Jack es un seductor, Miles un pesimista. Jack pretende saborear sus últimos días de libertad, Miles sólo aspira a probar el vino perfecto. De hecho, lo único que tienen en común son sus ambiciones fallidas y la pérdida de la juventud. Curioso, a veces bello, a veces calamitoso viaje de dos tipos que deambulan por la ola de la mediocridad, tratando de hallar algo que les haga recordar que siguen vivos.

  • Y tu mamá también (2001):

Tenoch y Julio son dos jóvenes mexicanos, inseparables amigos de diferente clase social pero similar ideología, que en una boda conocen a Luisa, una atractiva mujer española esposa del primo de uno de los muchachos. Por impresionarla la invitan a un viaje que Tenoch y Julio supuestamente van a emprender. Ella decide aceptar la invitación, y los jóvenes no tienen más remedio que organizar el viaje a la mítica playa de Boca del Cielo para que Luisa no se dé cuenta de la mentira. En el viaje por México el trío experimentará un torbellino de emociones que los cambiará profundamente. Desenfrenada, tierna, divertida y amarga a la vez. Con un final magistral.

https://www.youtube.com/watch?v=2dxAr2zHnLg

 

  • On the road (2012):

Nada más morir su padre, Sal Paradise (Sam Riley), un neoyorkino aspirante a escritor, conoce a Dean Moriaty (Garret Hedlund), un exconvicto de un encanto arrollador y casado con la súper liberada y seductora Marylou (Kristen Stewart). Sal y Dean se hacen amigos al instante. Determinados a no vivir una vida encorsetada, los dos amigos lo dejan todo y comienzan un viaje de carretera junto a Marylou. Sedientos de libertad, los tres jóvenes salen rumbo al sur en busca de nuevos encuentros y de ellos mismos. Este viaje por la Ruta 66 es intensidad y desgarro, pasión y atrevimiento.

  • Manolito Gafotas (1999):

Manolito vive en un piso de Carabanchel Alto con sus padres, su abuelo Nicolás y su hermano pequeño a quien llama ‘cariñosamente’ el imbécil. Manolito suspende matemáticas y su madre le castiga sin vacaciones. Sin embargo, el niño guarda la esperanza de que cuando vuelva su padre del trabajo viajen todos a la playa. Cuando su padre, camionero de profesión, regresa recibe una llamada para realizar un trabajo extra, por lo que se ve obligado a echarse nuevo a la carretera. La madre decide que esta vez va a ir acompañado de su hijo Manolito. Deja una sonrisa en la boca y una lagrimilla en la mejilla. Entrañable.

https://www.youtube.com/watch?v=dUtBqLFeVi8

 

 

 

 

 

 

 

 

Call Now Button