«Viajar en autocaravana o camper supone una independencia y libertad total, sintiéndote siempre como en casa»

Juancar y Rosalía han decidido dar rienda suelta a uno de sus sueños: dar la vuelta al mundo en un 4×4. Pero no sólo eso, sino que lo han hecho aunándolo con otras de sus pasiones: aprender y ayudar a los demás. De esta unión sale Ver, Oír y Viajar, un viaje sin fecha de regreso que arrancó el 23 de abril de 2017 y que, están seguros, les cambiará la vida. Hablamos con ellos para que nos cuenten todo de este proyecto que no tiene desperdicio.

-Una vuelta al mundo solidaria. ¿Cómo surgió Ver, Oír y Viajar?

-Ver, Oír y Viajar surgió hace años, en la inquieta mente de Juancar, que no podía dejar de mirar su mapamundi y preguntarse qué habrá en cada país, cada río, cada golfo, cada rincón en el que se perdía con la imaginación. En ese momento él no sabía que su vuelta al mundo acabaría siendo una vuelta al mundo solidaria. Eso ocurrió más tarde, cuando (ya juntos) nos dimos cuenta de que todo lo que habíamos aprendido durante los años de estudio y de trabajo lo podíamos brindar en aquellos rincones por donde pasáramos.

-Arranca el viaje, ¿qué esperáis de todo lo que viene por delante?

-Esperamos poder contarlo con la misma (o mayor) alegría con la que partimos… Y volver sabiendo en qué mundo vivimos y qué hemos hecho por mejorarlo. Queremos aprender quiénes somos realmente.

-¿Cuáles son los objetivos?

-Los objetivos son conocer el mundo en primera persona, brindar al mundo todo aquello que podamos aportar (voluntariados, material), conversar tranquilamente con las personas, aprender mucho de ellas y ofrecer todo eso a las personas que quieran viajar virtualmente con nosotros.

-Entre los proyectos, una escuela viajera. Contadnos un poco sobre esto.

-La Escuela Viajera es la forma de concienciar a nuestra sociedad sobre lo que ocurre en otros lugares del mundo. Queremos que los chicos y chicas de los coles que forman parte del proyecto conozcan en primera persona cómo son y cómo viven otros niños y niñas del mundo, que conozcan los espacios naturales del planeta y la necesidad de conservarlos. Queremos poner a su disposición los valores humanos que vayamos encontrando por el camino; que ellos nos pregunten, se interesen y activen su conciencia humanitaria y observen que la vida es muy distinta, pero que en esencia todos queremos lo mismo: ser felices.

-Cada vez son más los que se van con la casa a cuestas a recorrer el mundo con un fin solidario. Como dicen los amigos de Road4World, ¿otro mundo está ocurriendo? ¿Qué puede hacerse para que lo que de verdad importa ocurra?

-¡Por supuesto! Basta con ponerse a buscar por Internet y aparecen muchas personas en todo el mundo que han decidido salir a conocerlo. Cada vez más gente se anima y rompe esa barrera de miedos llamada zona de confort, animándose a salir a descubrir, experimentar y aprender. En nuestras manos está hacer que lo que de verdad importa ocurra. La actitud, la voluntad y creer en uno mismo son la clave para conseguir metas y alcanzar sueños.

-El viaje sois Juancar y Rosalía, pero también Rocinante.

-¡Sí! Rocinante es el tercer compañero de viaje, por ello lo tratamos como a uno más. Le hablamos, escuchamos, dejamos descansar y cuidamos. Tratamos de generar cualquier energía con él porque sabemos que de esta forma podremos salir de cualquier sitio. No sólo es el coche que nos lleva y nos trae. Es mucho más. Es un privilegio poder viajar muy lejos de casa sintiendo que, sea donde sea, siempre tienes esperando tu pequeño rinconcito, tu intimidad, la protección de tu hogar.

-¿Cómo nació la idea de viajar en un 4×4?

-Pues fue fruto de nuestro paso por las jornadas de los Grandes Viajes. Nuestra idea era viajar en autocaravana, pues hasta la fecha habíamos viajado siempre con Macki, nuestra Volkswagen T4, pero buscábamos algo más de espacio… En Madrid asistimos a la charla de Jon y familia, que viajaron en 4×4 durante 9 meses por Asia. Y ahí cambió la cosa… Poder contar con lo justo para vivir sobre un vehículo fuerte y concebido para los terrenos de complicados: la combinación perfecta para adentrarse a descubrir rincones escondidos. Comenzamos a barajar opciones, mirar precios, posibilidades… No teníamos ni idea del mundo de las células para 4×4 y todo nos pareció tremendamente caro. Se nos iba de presupuesto comprar ambas cosas por separado y no paramos de buscar y buscar hasta que dimos con Rocinante.

-¿Cómo es el proceso de convertir un 4×4 en una casa?

-Como decidimos comprarlo ya convertido, nuestra mayor labor consistió en poner todo a punto. Al resultarnos más económico, lógicamente no funcionaba casi nada. Pero era nuestra única opción y estábamos motivados, así que Juancar se puso manos a la obra en labores de electricidad, mecánica, fontanería, calefacción… Fueron meses duros, pero merecieron la pena, porque nos sirvieron para conocer mejor a nuestro compañero, lo que sin duda será una ventaja en el futuro a la hora de solventar contratiempos.

-Ya habías viajado en camper. ¿Cuáles son las ventajas de viajar en este tipo de turismo?

-¡Sí! Como decíamos, teníamos una camper y estábamos encantados con ella. Para nosotros supone una independencia y una libertad total… y la sensación de viajar sintiéndote siempre en casa.

-Sinceridad, ¿da miedo dejarlo todo y lanzarse a una aventura así?

-Sí, por supuesto. Pero hay que tener miedo para hacer algo así, sino ¡estaríamos locos! Pero nada de miedo paralizante y amenazador, sino miedo de ese que te crea gusanillos en el estómago y ganas de probar.

-Hay fecha de salida, pero no de vuelta.

-¡Eso es! Viajaremos con el corazón, sintiendo y disfrutando de cada momento. Y si en algún momento notamos que no lo estamos haciendo, el viaje tocará a su fin y pararemos.

-¿Cómo imagináis vuestra vida una vez que la aventura haya terminado?

-Buff… preferimos no imaginarla y tratar de vivir cada día. Cuanto menos, estará mucho más enriquecida.

-¿Y cómo podemos nosotros desde casa colaborar con vuestro proyecto?

-Podéis colaborar ayudándonos a ayudar… Durante nuestro viaje, uno de los proyectos que llevaremos a cabo será la entrega de material en ONG’s, orfanatos, hospitales… Buscaremos la información a través de la web www.trip-drop.com y miraremos a qué colectivos podemos ayudar en nuestra ruta. Luego, avisaremos por medio del blog y redes sociales que todo aquel que quiera colaborar aporte una cantidad por medio de transferencia. Con el dinero recaudado, compraremos material y lo entregaremos en persona en el lugar adecuado.

Call Now Button